RESEÑA HISTORICA SEMANA SANTA EN TENANGO DEL VALLE

La fe de un pueblo en una oración representada.

Corría el año de 1957, cuando el sacerdote Daniel Hernández bragado, tuvo la inquietud de representar la semana santa en esta localidad, para poder reflexionar de manera más profunda la pasión de cristo.

Fue entonces cuando le pidió a las señoritas Ernestina Ortiz Escamilla, e Isabel López Garduño, mejor conocidas como pinito y chabelita, gente con una gran fe espiritual y llenas de servicio a los demás, que se dieran a la tarea de iniciar este proyecto religioso, que es considerado en la actualidad como una de las mejores representaciones de la pasión de cristo a nivel nacional, por lo emotivo de su mensaje y por la seriedad con la que se escenifica.

Esta labor no era nada fácil, por lo que solicitaron el apoyo de 2 grandes personas oriundos de esta localidad, el señor Juan Franca Pérez, y el señor Francisco Cervantes, que con gran fe emprendieron este movimiento de fe y evangelización.

Como en todos los grandes proyectos, el inicio no fue nada facil, el aspecto económico, era una gran limitante, el aspecto cultural de los primeros participantes, por que la gran mayoría de ellos no tenia preparación escolar, eran hombres de campo elegidos de entre la comunidad, hombres que con gran esfuerzo y dedicación de las señoritas lograron cumplir el sueño que parecía imposible.

En el aspecto económico los señores Juan Franca Pérez y Francisco Cervantes costearon en un principio gran parte de la organización.

El concilio no contaba con vestuarios, ni escenografitas, mucho menos equipos de sonido, por lo que en un principio todo tuvo que ser rentado. Poco a poco se comenzaron a comprar trajes para los participantes. Con gran esfuerzo las señoritas fueron creando los diferentes tipos de diseños, dando variedad y haciendo que los personajes se distinguieran por su vestimenta.

Con el paso del tiempo el vestuario se fue mejorando, adquiriendo cada vez un toque más acorde a la realidad de esa época, trajes que han marcado la diferencia con otras localidades, solventados de manera individual por los participantes.

De igual manera los escenarios en un principio fueron improvisados, armados con el ingenio de los participantes, utilizándose materiales acordes al presupuesto. Poco a poco se formaron grupos de personas voluntarias que contribuyeron en la colocación de los primeros escenarios para una mejor representación.

En la actualidad se cuenta con escenografías de gran calidad y de una realidad que permiten que los espectadores se transporten a es tiempo, viviendo realmente la representación que están presenciando. 
Sirva este medio para agradecer al Señor Cayetano Arellano a su familia y trabajadores que han sido los encargados del diseño, construcción y ambientación de estos nuevos escenarios.

Las actuaciones y esfuerzo de los participantes, así como la seriedad y devoción en la representación han hecho que las personas propias y ajenas a Tenango reconozcan la calidad de este evento. 

En los primeros cuarenta años se representaron únicamente los días domingo de ramos, jueves y viernes santo, el libreto utilizado para estos días fue proporcionado desde un principio por el finado sacerdote Antonio Morales, entregado personalmente a las señoritas Pinito y Chabelita, quienes se encargaron de dar vida a las escenas, a través de ensayos diarios.

Con el paso de los años, la representación ha ido creciendo, teniendo su mayor desarrollo a partir del año 2000 cuando se inició una semana santa diferente.

Se integraron nuevas escenas a lo largo de los días domingo, lunes martes y miércoles santo, donde se presentan diferentes milagros y predicaciones de Jesús al pueblo judío, con lo que no solamente se trató de representar el momento de la pasión de cristo, sino las enseñanzas que a lo largo de su vida dio al mundo, tratando de esta manera de realizar una evangelización completa a través de una oración representada.

Hecho que no se había dado en ningún otro lugar de la república mexicana ya que en otros estados o municipios se representaban los diferentes pasajes los días jueves y viernes santo, siendo Tenango del valle la primera representación de semana santa que realiza 6 días de escenificación. Los cuales han sido supervisados por el párroco Eulogio Sánchez Cerón bajo la dirección de la Sra. Maria Magdalena Castro Leyva y la Dra. Maria Yolanda Millán López.

Con este impulso la semana santa fue más conocida, por lo que el concilio ha sido invitado a otros lugares como Donato Guerra y Ecatepec a representar los diferentes pasajes bíblicos.

A lo largo de cincuenta y cuatro años de representación se han superado muchos obstáculos, grandes y pequeños, en muchos momentos hasta casi se pierde la continuidad de las representaciones, los problemas han sido muchos, sin embargo, el grupo ha permanecido unido y cada día con mayor fuerza superando los obstáculos para sacar adelante esta tradición y hacerla crecer con el paso de los años.

A todos los participantes y personas que han colaborado, a las autoridades municipales, presentes o no, vivos o difuntos, agradecemos su colaboración y esperamos que dios les siga bendiciendo 

A las familias que desinteresadamente nos han ofrecido de manera voluntaria el pan y la sal, así como a toda la comunidad el respeto y la ayuda, que de una o de otra forma le proporcionan al concilio de semana santa….Gracias y estamos seguros que Dios nuestro Señor les recompensara el ciento doblado.


 

"Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente."